viernes, 13 de noviembre de 2020



El sentido de la palabra valores

 

Mi nombre es María Sol Castro Dotta, tengo 23 años, nací en Argentina y llegué a España hace ocho meses y medio. Actualmente soy estudiante del Grado Superior en Comercio Internacional correspondiente al Instituto Pío Baroja. 

En el día de la fecha asistieron al instituto y nos brindaron una charla increíble acerca de las cualidades que poseen los emprendedores. La realidad es que me transmitieron MUCHA inspiración, esperanza y sobre todo fuerza para luchar por lo que uno realmente quiere. Puede que mucha gente les diga esto, pero a mi particularmente me volvieron a despertar esas ganas por sumar en cada aspecto social para generar conciencia temprana en los jóvenes, que como resultado generaría tener un país mejor o mejor aún, una sociedad más funcional teniendo en cuenta los tiempos de crisis que estamos viviendo. 

Soy una férrea defensora de que los jóvenes somos quienes tenemos que formar parte del debate de la sociedad que queremos construir, siento que es muy importante involucrarnos en pequeños detalles que pueden llegar a marcar la diferencia en muchos aspectos. Cuando hoy hablaron acerca de los valores y de que invirtamos tiempo en conocernos para definir quién queremos ser, me pareció un mensaje muy lindo, profundo y con una gran verdad, ya que hoy en día el sentido de la palabra "valores" está en segundo plano en un montón de aspectos que construyen el día a día de nuestro entorno. Estoy segura de que falta educación y motivación en muchas personas para que sientan ese incentivo por querer prosperar y que tomen conciencia de que su logro, generaría resultados prósperos tanto para el individuo como para la colectividad.

Los felicito por su trabajo y por la pasión que le pusieron a cada una de sus palabras. Venía un poco perdida desde que llegué porque sentía que me había alejado de mi pasión, pero volver a escucharlos hoy me significó mucho y me cambiaron el día la verdad, me inspiraron (así que hoy generaron un impacto social positivo). No hay que perder la fe y la constancia.